Cita

Edward Hirsch: “La poesía representa a todo el arte”

El poeta y ensayista estadounidense Edward Hirsch, director de la Guggenheim Foundation, fue invitado a disertar hoy en la Universidad Nacional de Tres de Febrero sobre el proceso de escritura y leerá fragmentos de su obra, en el marco de la presentación de la versión española de su celebrado poemario “Gabriel: un poema”, una larga elegía escrita luego de la muerte de su hijo.

Invitado por la Maestría en Escritura Creativa de la institución -con el auspicio de la Embajada de Estados Unidos-, el autor participará a las 19 en la Sede Rectorado Centro de la Untref (Juncal 1319) de la Serie de Lecturas FROST y dialogará con la poeta María Negroni sobre su escritura, sus lecturas y la importancia de la poesía en la sociedad, entre otros temas.

Ganador del prestigioso Premio MacArthur, Hirsch es autor de libros como “The Living Fire: New and Selected Poems” -que incluye su trabajo como poeta durante los últimos veinticinco años- y “How to Read a Poem and Fall in Love with Poetry” y “A Poet’s Glossary”. Su larga elegía, “Gabriel: A Poem”, que recibió el National Jewish Book Award en poesía, fue descrita por el The New Yorker como una “obra maestra del dolor”.

En diálogo con Télam, el presidente de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation en Nueva York habló sobre la conferencia que ofrecerá esta tarde, su relación con la poesía argentina, su actividad como profesor, sus lecturas a través del tiempo y la aparición en la Argentina de la elegía a su hijo, publicada por la editorial Zindo & Gafuri.

– Télam: ¿Qué tema abordará en su conferencia?

– Edward Hirsch: Poesía: por qué importa, cómo funciona. Voy a hablar sobre la lectura como una forma de relación y del conocimiento específico que supone la literatura. La poesía representa a todo el arte, en cierto sentido. Voy a tratar de explicar la importancia del arte en una democracia saludable. Todos sabemos que los valores humanos están siendo asediados y el arte puede permitirnos ser más escépticos políticamente y más profundamente humanos. Esto abre la pregunta sobre la filantropía: la necesidad de ayudar al arte.

– T: ¿Cuál es su relación con la poesía argentina?

– E.H.: Si bien es más conocido por sus ficciones fantásticas, creo que Borges es un poeta maravilloso. Mi relación con la poesía argentina está sobre todo influenciada por leer y enseñar su obra. Por ejemplo, debo disculparme con Leopoldo Lugones, especialmente porque adoro “Lunario sentimental”, pero en la discusión sobre Martín Fierro tengo que estar de acuerdo con Borges. Cuando yo era joven amaba tanto la metáfora que sentía que debía haber sido un ultraísta honorario, un miembro tardío del Grupo Florida. En los años 80 estaba alucinado con la traducción del poeta americano W. S. Merwin’s de la obra de Roberto Juarroz, “Vertical Poetry”. Esos poemas son gotas de luz. Mi mayor pasión es por los llamados anti-sonetos del último volumen de Alfonsina Storni, “Mascarilla y trébol”. Cuando estaba escribiendo una columna sobre poesía para el Washington Post Book World, me crucé con “El viaje de la noche” de María Negroni, que tiene una mirada escalofriante sobre una mujer que se mueve en diferentes direcciones. Después nos hicimos amigos. Ella es ahora mi guía a la poesía argentina.

– T: ¿Qué es lo que más le interesa de la poesía latinoamericana?

– E.H.: Cuando estaba en mis primeros veinte, empecé a buscar alternativas a lo que percibía como la brillante frialdad del modernismo anglo-americano. Ahí fue cuando descubrí a los grandes poetas de la Guerra Civil Española. Algunos de España, como Federico García Lorca y Miguel Hernández, otros de Latinoamérica, como Pablo Neruda y César Vallejo. Me encantaba su apasionado surrealismo, que me puso en camino. Claro, todos miraban a Rubén Darío, quien acuñó el término “modernismo”. El fue el principio, como dijo Octavio Paz. Me gustó la manera en que los poetas de Latinoamérica se comprometieron con problemas sociales sin sacrificar su trabajo artístico. Para mí, el título de Vallejo “Poemas Humanos” establece el estándar.

– T: ¿Qué le parece ver su libro publicado en la Argentina?

– E.H.: Estoy conmovido y entusiasmado. Nunca pensé que mi elegía para mi hijo Gabriel llegaría a México y la Argentina. Soy muy afortunado de tener al gran traductor Pedro Serrano, poeta mexicano, y dos maravillosas editoriales pequeñas, una en Ciudad de México, Cooperativa La Joplin, y la otra aquí en Buenos Aires, Zindo & Gafuri.

– T: ¿Cómo aborda la enseñanza de escritura creativa en poesía?

– E.H.: Tratando de enseñarles a mis estudiantes algo sobre la poesía. Leemos, estudiamos, imitamos. Los invito a tener una conversación con sus predecesores, vivos o muertos, sus voces. Un intercambio con aquellos que estuvieron antes que nosotros. Toda la literatura es un solo gran diálogo. Incluso Dante necesitó de Virgilio para guiarlo hasta las puertas del paraíso.

– T: ¿Cuál es el estado actual de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation en Nueva York?

– E.H.: La Fundación Guggenheim funciona bien. Estamos comprometidos a continuar apoyando el trabajo individual de escritores, artistas, estudiantes y científicos. Nuestro programa latinoamericano, sin embargo, está suspendido actualmente mientras buscamos financiamiento adicional. ¡Las sugerencias son bienvenidas!

edward13 black and white, Julie Dermansky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s